Empresa de informática en Asturias
Top

¿Qué es un sistema NAS?

empresa-servicios-informaticos-oviedo
¿Qué es un sistema NAS?

Si has llegado hasta aquí es porque has oído hablar de los sistemas NAS y no sabes muy bien lo que son o qué ventajas podrían tener para tu empresa. Quizá tienes claro que necesitas y sistema de almacenamiento conectado a la red pero no sabes muy bien cómo funciona o en qué situaciones puede serte útil.

 

Tengas las dudas que tengas acerca de los sistemas NAS, estás en el lugar perfecto para solventarlas porque te vamos a explicar todo lo que necesitas saber antes de tomar la decisión de implantar un sistema de este tipo.

 

Los sistemas NAS (Siglas en Ingles de almacenamiento conectado a la red) existen desde hace tiempo, pero la evolución que han experimentado en los últimos años las ha convertido en una alternativa interesante a los servidores tradicionales y a los servicios en la nube.

 

Las NAS de última generación permiten la implementación de muchos servicios hasta ahora reservados a los servidores y de funciones que se han puesto de moda con la Nube. En el mercado hay dos marcas Synology y Q-Nap que compiten ofreciendo productos avanzados y fiables

 

¿Para qué necesitamos una NAS? Si te encuentras en alguno de estos supuestos, te recomendamos la adquisición de una NAS:

 

1.- Necesidad de un dispositivo de copias de seguridad versátil.

 

2.- Aumento de la capacidad de almacenamiento a menor coste que ampliar los servidores.

 

3.- Implementación de servicios de nube privada.

 

4.- Reemplazo de servidores de no contengan aplicaciones basadas en Windows.

 

Quizá ahora te estés preguntando por qué deberías utilizar una NAS y no un servidor tradicional. Bien, tendrás que valorar una serie de ventajas e inconvenientes para decidirte por un sistema u otro.

 

Ventajas de la NAS:

 

1. Menor coste de adquisición (hardware y licencias). El coste de adquisición de una NAS con sus correspondientes discos es siempre menor que el de un Servidor equivalente, aunque también son máquinas de menor potencia, aunque realmente no la necesitan, al no estar diseñadas para ejecutar aplicaciones complejas basadas en Windows. También es importante el ahorro en licencias. Frente a un Servidor tradicional con Sistema Operativo Windows Server, nos ahorramos la licencia de este, más las licencias CAL (licencia de acceso de cliente) necesarias para los ordenadores clientes que se van a conectar a él. La diferencia depende del Sistema Operativo que instalemos en el Servidor y del número de equipos que se van a conectar, pudiendo llegar a varios miles de euros. La mayoría de las NAS funcionan bajo sistema operativo Linux (adaptado al hardware) libres de coste. También hay que tener en cuenta el coste por TB de almacenamiento, muy inferior en las NAS respecto a los Servidores.

 

2. Mayor facilidad de gestión. Las NAS son realmente ordenadores que funcionan internamente bajo sistemas operativos Linux modificados por el fabricante para que se adapten a la máquina y permitan una administración sencilla mediante página Web. No son necesarios grandes conocimientos informáticos para gestionar las funciones más sencillas, además de disponer de ayudas interactivas en la propia web de gestión y en las web de los fabricantes.

 

3. Mejor adaptación a nuevas tecnologías e Internet. Tanto Synology como Q-Nap, las marcas más extendidas de dispositivos NAS, tienen aplicaciones en el Apple Store y en Play Store que permiten conectar nuestros dispositivos móviles con la NAS a través de internet para acceder a los contenidos almacenados en la NAS y a los servicios que tengamos instalados en ellas. Podemos ver las fotos, los documentos, los videos, sincronizar los calendarios, acceder a las grabaciones de las cámaras de vigilancia, hacer copias de seguridad de los datos de nuestros dispositivos móviles, y muchas funciones interesantes más, hasta ahora reservadas a los servicios en la Nube. Todo ello configurado con sencillos asistentes, incluso sin la necesidad de tener una IP fija de internet (nuestro proveedor de internet lo cobra aparte) e incluso sin tener que hacer complicadas configuraciones de nuestro router.

 

4. Seguridad de los datos. Todas las NAS permiten la realización de copias de seguridad internas y externas. Las copias externas se pueden hacer en discos USB conectados a la propia NAS , en Nubes públicas (Google drive, Dropbox, etc.) o en otros dispositivos NAS situados en la misma ubicación, o en una ubicación remota. La política recomendada de copias de seguridad requiere que al menos exista una copia de seguridad externa, para prevenir la perdida de datos por robos o incendios que pudieran destruir tanto el original como las copias de seguridad si están ubicadas en el mismo sitio. Las NAS crean copias con históricos de modificaciones que permiten la recuperación de archivos, borrados o modificados, permitiéndonos seleccionar las versiones anteriores de los archivos que queremos recuperar. Las NAS de gamas superiores permiten la creación de Snapshot (instantáneas) de los datos varias veces al día, protegiendo nuestros datos frente virus que los destruyen como el cryptolocker. Otra característica interesante para las empresas con varias sedes es la posibilidad de situar una NAS en cada sede y mantener las carpetas de datos sincronizadas en tiempo real entre ellas, además de poder hacer copias de seguridad cruzadas.

 

5. Seguridad de los usuarios. Las NAS permiten una gestión total y sencilla de los usuarios que acceden a las NAS y a los datos que contiene, y de los permisos de acceso sobre esos datos.

 

6. Ahorro Energético. Las NAS son dispositivos con menor consumo energético que los servidores y menos ruidosos.

 

Inconvenientes de las NAS:

 

1. Imposibilidad de selección de Sistema Operativo. Mientras que en un Servidor podemos seleccionar el sistema operativo (Windows, Linux, etc.) y la versión que queremos instalar, en la NAS solo es posible utilizar el suministrado por el fabricante, normalmente un Linux adaptado.

 

2. Aplicaciones limitadas. En la NAS solo es posible instalar las aplicaciones desarrolladas para ellas. Hay un variado abanico de aplicaciones disponible en las web de los fabricantes, la mayoría gratuitas, pero no podemos instalar ninguna de las miles de aplicaciones Windows disponibles para Servidores.

 

3. Virtualización no disponible. Aunque están certificadas para su uso en entornos virtualizados como almacenamiento de máquinas virtuales, no pueden reemplazar a los servidores de dichas máquinas virtuales ni a los servidores de escritorios virtualizados.

 

4. Menores posibilidades de ampliación que los servidores. Mientras que la mayoría de servidores permiten la ampliación y/o sustitución de la memoria Ram, procesadores, controladoras y discos, además de poder añadir tarjetas de expansión (puertos, tarjetas de red o de fibra óptica adicionales), las NAS solo permiten sustituir o añadir discos duros de almacenamiento o cache, y en algunos modelos ampliar la memoria Ram.

 

Entonces, ¿cuál es la conclusión?

 

Tanto desde el punto de vista económico como técnico, la NAS es una opción muy interesante para sustituir totalmente a un servidor o para complementarlo. Te ofrecerá un conjunto de funciones hasta ahora reservadas a los servidores y a los servicios en la Nube, con un coste menor de adquisición que un servidor y sin las cuotas recurrentes de los servicios en la Nube.

 

Si estás pensando en implantar un sistema NAS en tu empresa, ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos de manera gratuita y sin compromiso sobre cuál es el mejor sistema de almacenamiento para tu empresa.

duosoluciones
No hay comentarios

Enviar un comentario

dieciocho + 6 =